martes, 16 de febrero de 2010

"Amor eterno"... ¿una expresión novelesca?



Esta demostrado que nosotros, los humanos, no siempre entendemos lo mismo, aunque oímos, vemos, percibimos lo mismo... Entonces me pregunto...¿qué entendemos realmente los humanos cuando utilizamos la expresión "amor eterno"?
Entendemos, "hasta que la muerte nos separe"... ¿o ni siquiera ella es capaz de hacer desaparecer a un amor tan intenso?
Entendemos, "amar para siempre...SOLO a una persona"... compartir todos los años posibles con la persona amada y amar incondicionalmente y puramente los frutos (niños) de esa unión... amar la naturaleza, a los animales, al conocimiento,etc.
Se dice que si amas a una persona y después la relación se rompe, una parte de nosotros mismos siempre la va a amar... ¿es eso otra forma del "amor eterno" humano?
¿Pero como amamos?
¿Amamos el presente y en el presente? Vivimos el momento...¿no? ¿Entonces por qué prometemos amar a una persona en el futuro, si cabe la posibilidad de que nuestros sentimientos cambien?
¿Por otra parte somos capaces nosotros, simples mortales, de sentir un amor tan intenso e inmortal? ¿Eso no implica perfección? De ser así, eso significaría que el ser humano debe ser, un ser perfecto para sentir un tal amor... ¿somos capaces de conseguir la perfección?
Pero entonces ya no se trata del amor eterno, se trata del ya conocidisimo sueño del ser humano, el de ser PERFECTO... Así que si suponemos que el ser humano consigue la perfección, ¿de qué sirve ser perfecto si no se es eterno? Por eso mismo creo que el deseo del ser humano, de ser eterno, forma parte del deseo de ser perfecto...Y si uno es perfecto y eterno es lógico pensar que es capaz de "amar eternamente"... al menos para llenar el vació.

"El sentido más profundo del amor no es inteligible por «el genio de la especie» y tampoco por la superación de la individuación. ¿Quién puede creer que experimentaría intensidades tan crueles, de inhumana gravedad, si fuéramos simples piezas de un proceso en el que, PERSONALMENTE, perdemos? ¿Y quién puede admitir que nos meteríamos en sufrimientos tan grandes sólo para desempeñar el papel de víctimas? Los sexos no son capaces de tanta renuncia ni de tanta falacia. En el fondo, amamos para defendernos del vacío de la existencia como reacción contra él. La dimensión erótica de nuestro ser es una plenitud dolorosa que colma el vacío que hay en nosotros y fuera de nosotros. Sin la invasión del vacío esencial, que roe las entrañas del ser y destruye la ilusión necesaria para existir, el amor sería un ejercicio fácil, un pretexto placentero y no una reacción misteriosa o una convulsión crepuscular. La nada que nos rodea sufre por la presencia del Eros, ya que también él es una falacia contaminada por la existencia. De todo cuanto se ofrece a la sensibilidad el amor es lo menos vacío, y no podemos renunciar a él so pena de abrir los brazos al vacío natural, banal y eterno.
Al ser un máximo de vida y de muerte, el amor constituye una irrupción de intensidad en el vacío. Y toda intensidad es un sufrimiento del vacío. ¿Soportaríamos acaso las penas de amor si no fuera un arma contra el hastío cósmico, contra la putrefacción inmanente? ¿O nos deslizaríamos a la muerte en medio de suspiros y euforia si no encontráramos en ella una vía de SER hacia la inexistencia?"
------------------------
"La eternidad nos parece un bien cuya conquista buscamos, el tiempo, un defecto del que nos excusamos en todo momento. ¿Qué significa todo esto para quien mira desde la ausencia absoluta y abre sus ojos a la perfección de un ninguna-parte? ¿Vislumbra en el puro encanto de la nada, en el panorama morbosamente vacío una mancha que roce algún infinito virgen?Tiempo y eternidad son formas de nuestra adherencia o inadherencia al mundo, pero no de nuestra renuncia total, que es una música sin sonidos, una aspiración sin deseo, una vida sin respiración y una muerte sin extinción."
(El ocaso del pensamiento, Emil M.Cioran)

Sabemos que el ser humano no es perfecto, que busca la felicidad y no la puede encontrar mientras esta buscando la perfección... Ser perfectos nos limita y nos enfría sentimentalmente; nos impide que seamos libres, soñadores y naturales.Y como el ser humano, siempre tiende a buscar la perfección, se niega a si mismo la felicidad... Nada es eterno salvo Dios y su amor, la esperanza de los hombres, jajajaja, y la misma eternidad...
"AMAR ES DE SANTO", y los santos no abundan exactamente hoy en día, en el planeta llamada tierra... pero eso si, hay cosas que todos deberíamos sentir igual o por lo menos de una forma semejante.

"Cuando no tienes con qué compararte, te comparas con Dios. Todo exceso nos lo aproxima. Porque El no es sino nuestra incapacidad de detenernos en algún lugar. Todo lo que no tiene límite, el amor, la ira, la locura, el odio, es de esencia religiosa." (El ocaso del pensamiento, Emil M.Cioran)
 
 
 

sábado, 21 de marzo de 2009

Las dudas y el ser humano...


Creo que todos consideramos que el filósofo francés, René Descartes, tenia mucha razón cuando decía: "Pienso, dudo y luego existo."
Considero que, los pensamientos son la fuente... que hace posible todo nuestro desarrollo. Esos pensamientos que nos hace tanta compañía, nos hace también reflexionar y dudar, nos da la oportunidad de desarrollar ideas y de inventar cosas, nos da la oportunidad de imaginar y de visualizar opciones y elegir entre ellas, nos da la oportunidad de entender o creer en algo, etc.
Un proverbio griego dice: "El que nada duda, nada sabe."
En la vida hay un equilibrio. Así que, si dudamos de todo o consideramos que todo es cierto, nos espera grandes problemas. Es tan importante la duda como la confianza. Es un echo que no nos gusta dudar, porque nos es más fácil creer en algo (creer en algo nos hace sentirnos seguros); y es un echo que una vez que dudamos nos volvemos desconfiados, y necesitamos ser más precavidos, diciendo así adiós a la tranquilidad.
Opino que en la incertidumbre lo cierto y lo incierto se mezcla, por eso necesitaríamos "gafas especiales" para diferenciar una cosa de otra; por eso cuando dudamos lo único que sabemos con certeza es la situación (estado) en cual nos hallamos... Quizá, a veces es mejor dudar. En la incertidumbre, siempre, tenemos que elegir entre varias opciones, sin embargo la certeza lo único que hace es limitarnos. Si nos equivocamos al elegir, por lo menos, siempre nos queda la opción de aprender del error. "La duda sistemática como principio del conocimiento."- René Descartes.
Al dudar ampliamos nuestras opciones de equivocarnos, de aprender sufriendo, teniendo así menos posibilidad de tomar la mejor decisión.
No siempre podemos dar por ciertas todas las cosas que aparentan ser ciertas, y más en un mundo donde las cosas están en un continuo cambio. Debemos aprender a dudar de todas las cosas (las cosas, siempre, tienen más de una cara); pero de forma moderada.
Aunque se supone que la presa y la televisión son dos cosas fieles a la realidad, al leer el periódico o al ver los informativos, siempre alberga dentro de nosotros una pequeña duda acerca de la veracidad de las noticias. Seguramente a todos nos a pasado por la cabeza, que con tal de vender periódicos o tener más audiencia, añaden una pequeña capa de mentira a la verdad.
"Para investigar la verdad es preciso dudar, en cuanto sea posible, de todas las cosas, una vez en la vida"-René Descartes
Como e dicho antes, debemos aprender a dudar de todas las cosas pero de forma moderada, para no caer en el otro extremo del cual hablaba Antonio Machado cuando decía: "Aprende a dudar y acabarás dudando de tu propia duda; de este modo premia Dios al escéptico y al creyente."
También es un echo que a medida que aprendemos algo, queremos saber más y más, porque a cada uno de nosotros nos gustaría ser un poco más inteligentes. Pero a medida que nos hacemos más sabios, nuestras dudas también crecen, por lo que dudamos más.

"No es posible estar lúcido respecto a una verdad sin ponerla en evidencia. Un sujeto o una época tienen que vivir inconscientemente en lo incondicional de un principio para reconocerlo como tal. Saber trastoca cualquier huella de certidumbre. La conciencia (fenómeno límite de la razón) es un foco de dudas que no pueden resolverse si no es en el crepúsculo de la razón lúcida. La lucidez es un desastre para la verdad pero no para el conocimiento sobre cuya base se alza una complicada arquitectura de errores a la que, para simplificar, llamamos espíritu." (Emil M. Cioran, El Ocaso Del Pensamiento)

viernes, 13 de marzo de 2009

Comodidad ante todo...


Lo bueno de la comodidad es que nos relaja; lo malo de la comodidad es que nos relajamos demasiado. La felicidad en día de hoy se reduce solo a unos momentos fugaces, pero nunca hemos perdido la esperanza de ser verdaderamente felices. Como la felicidad es difícil de alcanzar y no es digamos muy duradera, nos pasamos la vida persiguiendo todo aquello que nos produce bienestar y comodidades.
A todos nosotros nos gusta la comodidad, deseamos tanto nuestra comodidad, como la de nuestros familiares u otras personas; diría que es algo básico para nuestra vida. Pero creo que ultimamente hacemos demasiado uso de la comodidad, y aun así, queremos más comodidades, más bienestar. Siempre queremos más... una casa mejor, una cocina mejor, un coche mejor, una cama mejor... siempre queremos "lo mejor" en la vida, con el fin de vivir confortablemente. Si nuestra comodidad se ve comprometida nos ponemos de mal humor, con ganas de protestar... Una vez que hemos vivido de forma cómoda, nos es difícil cambiar nuestros hábitos. ¿Que nos aporta la comodidad? Bueno, esta claro que una vida mejor, más fácil... ¿Pero tanta comodidad, no nos hace ha ser bastante vagos y nada exigentes?
¿Nuestras ideas, deseos no cambian y se vuelven condicionados? De verdad, ¿no nos volvemos, todavía, más egoístas...?
¿Que valor tiene para nosotros la comodidad? Seguro que hay cosas mas importantes en esta vida que la comodidad, pero nos gusta la buena vida, nos atrae la riqueza (y no me refiero a la espiritual). Perdemos el entusiasmo, porque nos volvemos cómodos y nuestras ideas mueren al instante de nacer.
Sé que para hacer algunas actividades necesitamos confort, necesitamos estar relajados, concentrados y no distraeros... pero, por ejemplo (un ejemplo estúpido, quizá) ¿cuantas veces no hemos preferido estar cómodos en el sofá con una cerveza bien fría y mirando la tele, en vez de hacer nuestro labor? Nos basta con decir o pensar: bueno más tarde haré esa tarea, o quizás mañana, la verdad es que no hay ninguna prisa... Si no tenemos una vida cómoda, intentamos casi siempre acomodarnos a ella, en vez de luchar, aprender, conseguir una vida mejor y así hacernos más fuertes.
Debemos encontrar nuestro propio equilibrio, es lo mejor que podemos hacer para poder vivir en armonía con nosotros mismos y con los demás; pero que nunca olvidemos a ser bondadosos.
"Cuando la salud y la dicha se ciernen sobre nosotros, un ascua se posa sobre nuestros pensamientos y la mente se retira. La infelicidad es el más poderoso estimulante del espíritu.
------------------------------------
La ruptura del ser te pone enfermo de ti mismo, de manera que basta pronunciar palabras como olvido, desdicha o separación para disolverte en un mortal escalofrío. Y, entonces, para vivir arriesgas lo imposible: aceptas la vida."
(Emil M. Cioran- El Ocaso Del Pensamiento)

miércoles, 4 de marzo de 2009

Impaciencia...


"Mientras más grande es su impaciencia, mejor deben disfrazarla, y cuando no lo consiguen y explotan, inútilmente, estúpidamente, caen en el ridículo, al igual que aquellos que han acumulado demasiada bilis y demasiado silencio y pierden en el momento decisivo toda su contención ante sus enemigos y se muestran indignos de ellos. Su fracaso hará crecer aún más su rencor, y cada experiencia, por insignificante que sea, equivaldrá a un nuevo suplemento de hiel." (Emil M.Cioran -Historia y Utopía)
"La curiosidad ha provocado ni sólo la primera caída, sino las innumerables caídas de todos los días. La vida no es sino esta impaciencia de decaer, de prostituir las soledades virginales del alma por el diálogo, negación inmemorial y cotidiana del Paraíso. El hombre sólo debería escucharse a sí mismo en el éxtasis sin fin del Verbo intransmisible, forjarse palabras para sus propios silencios y acordes audibles a sus solos remordimientos. Pero es el charlatán del universo; habla en nombre de los otros; su yo ama el plural. Y el que habla en nombre de los otros es siempre un impostor. Políticos, reformadores y todos los que reclaman de un pretexto colectivo son tramposos: Sólo la mentira del artista no es total, pues sólo se inventa a sí mismo..." (Emil M. Cioran -Breviario de Podredumbre)
"Después de haber deseado que nuestro nombre se grabase alrededor del sol, caemos en el otro extremo, y hacemos voto para que sea borrado de todas partes y desaparezca para siempre. ¿Nuestra impaciencia por afirmarnos no conocía límites?, la impaciencia por borrarnos tampoco los conocerá." (Emil.M Cioran -La Caída en El Tiempo)
"Imposible asistir más de un cuarto de hora sin impaciencia a la desesperación de alguien." (Emil M.Cioran -Ese Maldito Yo)

Cuando la impaciencia se adueña de mi, estoy perdida...y "todo" pierde su significado real, entro en un mundo caótico donde el único rumbo es la desesperación y la preocupación. Me pregunto: ¿por qué?, tanta prisa para saber algunas cosas...¿por qué?, tanta debilidad para saber el futuro próximo, si lo que va a pasar pasara de todas maneras; ¿por qué?, tanta impaciencia cuando sé muy bien que las cosas, ya no dependen de mi...
¿En que rincón olvidado se refugia mi paciencia? ¿Por qué la impaciencia me hace comportar de manera tonta e irracional? ¿Por qué complico siempre las cosas? Son preguntas que probablemente, no solo yo me las hago... También me pregunto, por qué la impaciencia me provoca tanto nerviosismo y ansiedad; o simplemente por qué no basta con intentar distraerme con otras cosas. Al intentar distraerme, casi siempre me sorprendo mirando el reloj, y eso basta para irritarme y enfadarme conmigo misma... así que lo único que consigo es desesperarme; y esa desesperación se convierte enseguida en preocupación.
Immanuel Kant decía: "La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte".
Pero seguramente SI en la "fortaleza del débil" (que es la paciencia), consigue hacerse hueco un poco de la "debilidad del fuerte" (que es la impaciencia); vamos a ver como la debilidad se impune poco a poco... Solo basta con una semilla de impaciencia, para entrar en un mundo caótico, donde lo único que vamos hacer es errar al máximo. La negligencia, la indiferencia y la superficialidad hace al ser humano tomar casi siempre el camino hacia desconfianza... un camino que lo lleva a la desesperación y al abandono. Pero la impaciencia no se debe solo a esos errores humanos, sino también a la curiosidad y el deseo de este.
"Todos los errores humanos provienen de la impaciencia, de una ruptura precipitada del método, de la aparente aprehensión de una cuestión aparente."
-------------
Dos pecados capitales, de los cuales se derivan todos los demás, determinan la vida de los seres humanos: la impaciencia y la indolencia. Fueron expulsados del paraíso a causa de la impaciencia, no regresan debido a la indolencia. Pero quizá sólo hay un pecado capital: la impaciencia.Fueron expulsados a causa de la impaciencia, no regresan debido a la impaciencia."
( Franz Kafka -Aforismos, visiones y sueños)
Esperemos que esa virtud llamada PACIENCIA, no nos abandone cundo más la necesitamos... esperemos que en el futuro podamos cultivar esa virtud, tan anhelada por unos. Y por ultimo, esperemos que la impaciencia no nos lleve a la perdición; sino, solo ha comportarnos de forma espontánea y sincera con el único propósito de a mejorar nuestra conducta, de ser mejores personas humanas.

sábado, 28 de febrero de 2009

¿En que creer en el día de hoy?



¿Que fuerza interior o exterior nos empuja continuamente a creer en algo? ¿Porque esa necesidad de creer en algo? (-y no me refiero en a creer en Dios...)
Parece ser que siempre nos gusta elegir el camino más fácil, el camino más recto... pero, el que nos trae grandes problemas. Con la esperanza de hacer realidad nuestros sueños, deseos, creemos en las cosas que mejor se adapta a nuestros propósitos...
Alejandro Dumas, decía
:"Creemos, sobretodo porque es más fácil creer que dudar, y además porque la fe es la hermana de la esperanza y de la caridad."
Y parece ser que es cierto, no nos gusta dudar...¿A quien le gusta? Si dudas, directamente tienes un problema, no confías. Y si no confías debes ser precavido, y si eres precavido adiós a la paz (a la balsa de aceite). Así que preferimos creer en cosas imposibles a la vista... elegimos ese camino "fácil" y nos armamos de esperanza y de muy poca paciencia.
Me pregunto porque ahora mismo, no me parece tan raras las personas supersticiosas, o las que se arruinas solo por ver que dicen las cartas...
¿Los seres humanos, somos supersticiosos en general? ¿Hasta que punto somos supersticiosos? ¿En que supersticiones, nos es fácil creer? Son preguntas de las cuales, casi siempre, nos gusta escabullirnos. Por ejemplo, nos gusta decir que no nos consideramos supersticiosos, pero tenemos con nosotros siempre "el (un) amuleto" de la suerte.
En que nos afecta las supersticiones de los demás, o propias... a esa pregunta tampoco nos gusta contestar, ni siquiera pensar; porque de alguna manera no queremos sentirnos en lo más mínimo supersticiosos. En nuestra cabeza (inconscientemente) la palabra "supersticioso" es sinónimo de: ignorante, tonto, imbécil, desafortunado, loco, etc. Y claro, no nos gusta el sabor que nos deja esas palabras; pero también ignoramos los verdaderos sinónimos de la palabra "supersticioso", que son: fetichista, crédulo, agorero. Algunos pensarán seguro: "¡pues tontos, también!"...
En fin, como decía Groucho Marx, jajajaja, "¿A quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos?". Claro, a algunos de nosotros nos encanta decir: "no me lo creo hasta que no lo veo", ¡porque nuestra vista no nos puede engañar!... Porque la realidad siempre tiene una cara: lo que mis ojos ven, los que mis oídos oyen, lo que mi cuerpo siente,etc....jajaja.
En la novela titulada, "La sombra del viento", Carlos Ruiz Zafón dice:"Estamos dispuestos a creer cualquier cosa menos la verdad"... y me pongo a pensar pues si, tiene mucha razón. Hay personas que no quieren saber la verdad, hay personas que creen en lo que ellas quieren, en lo que consideran que les hacen menos daño, en lo que no les baja la autoestima, en lo que no las pueden humillar o perder el respeto, la confianza, etc. Si es que, "Como a nadie se le puede forzar para que crea, a nadie se le puede forzar para que no crea."-Sigmund Freud.
Por otra parte si no creemos en nada, seriamos unos infelices, el mundo nos iba ha parecer más caótico y sin sentido que nunca; y todo ese caos nos iba a provocar miedo, inseguridad y mucho sufrimiento. Estamos libres de creer lo que sea, pero sera mejor creer siempre en algo que merezca la pena. Bueno, las creencias nos abren muchas puertas, y nos cierran otras tantas... importante es no abrir demasiadas puertas, porque así nos vamos a perder fácilmente y tardaremos en encontrar una salida, o quizás morimos en el intento. Como tampoco, esta bien cerrar demasiadas puertas, o no abrir ninguna..."tan malo es pasarse, como no llegar". Intentemos comprender mejor nuestras creencias, intentemos razonar lo que no parece fácil de comprender a la primera vista. No debemos huir siempre, conscientemente o no, de las cosas que no nos gustan. Que aflore en nosotros, las preguntas, la voluntad y la paciencia; porque, "no la respuesta es la que echa luz, sino la pregunta"-
Eugen Ionescu.
Me despido con esta frase: "Para el que puede entender, un mosquito suena como una trompeta, mientras que para el que no puede entender, en vano son los tambores y los clarines; de todas maneras, la luz se enciende para los videntes, no para los ciegos."- Mihai Eminescu.

domingo, 21 de diciembre de 2008

Una búsqueda sin fin...


Frase de Mihai Eminescu, poeta, novelista y periodista rumano:"Los hombres se dividen en dos categorías : unos buscan toda su vida y no encuentran, otros encuentran y no son contentos."
¿Se han parado ha pensar, que muchas veces en esta vida, olvidamos hasta que buscamos? Vivimos en un mundo donde la rutina reina sobre nosotros, y cada vez más, nos relajamos en sus garras. No creo que existe ser humano, sin rutina… todos tenemos nuestra rutina. El mañana se transforma en la copia dudosa del ayer, y los sueños ilusorios se convierten en sueños irrealizables. Todos nos hemos agarrado, alguna vez, a esos momentos rutinarios que nos daba seguridad, a la hora del cambio.
Siempre he considerado que nosotros, los humanos, estamos en una continua búsqueda, que siempre encontramos lo que no buscamos, o si no, siempre encontramos algo parecido a lo buscado. Nunca estamos satisfechos con lo que tenemos, siempre queremos más… aunque no hacemos nada para merecernos más, nos es fácil encontrar escusas meritorias.
Por el camino de esa búsqueda sin fin, algunos hombres se topan con el cansancio, con la rutina, con la formación de su nueva familia, etc.… todo eso trae consigo la adaptación, un alto en el camino (de esa búsqueda) con marcha imprevista y la satisfacción parcial del ser humano.
"El hombre razonable se adapta al mundo; el irrazonable intenta adaptar el mundo a sí mismo. Así pues, el progreso depende del hombre irrazonable.
-----------------------------
Sólo los tontos han creado progresos en el mundo, porque los listos se han adaptado a lo que había sin necesidad de inventar."-
opinaba el escritor irlandés, George Bernard Shaw.
Parece ser que el ser humano, es un experto en encontrar esperanza donde no la hay… ¿Qué más busca el ser humano? ¿Busca la paz total, la libertad, el pan de cada día, la realización profesional y espiritual, busca respuestas y explicaciones para poder entender los misterios del universo, busca la salvación??? ¿Qué busca el ser humano?
En general, los hombres, afirman que no entienden las mujeres; las mujeres afirman que no entienden a los hombres; ¿pero quien entiende al ser humano en general? ¿Será esta, otra búsqueda con resultado parcial?
Cada ser humano emprende su búsqueda en función de sus necesidades corporales y espirituales; y en función de sus deseos, de su ambición, sabiduría, orgullo, curiosidad, paciencia, etc., puede quedar más o menos satisfecho.
Hermann Hesse decía
:"He sido un hombre que busca y aun lo sigo siendo, pero ya no busco en las estrellas y en los libros, sino en las enseñanzas de mi sangre."
Estamos siempre predispuestos ha buscar, y una búsqueda se enlaza siempre con otra; una búsqueda sin resultado queda abierta en nuestra memoria, hasta nuevas pistas... ¿En final, que busca el ser humano, busca una felicidad duradera? ¿Será esa avaricia, de querer siempre más y más, la que nos lleva a la perdición?
Me despido con esta frase de San Agustín (obispo y filósofo):
"Buscad lo suficiente, buscad lo que basta. Y no queráis más. Lo que pasa de ahí, es agobio, no alivio; apesadumbra en vez de levantar."


jueves, 18 de diciembre de 2008

En la búsqueda de la verdad, el camino se transforma en un labirinto creciente.

Voy a empezar el tema de hoy, con una frase del historiador rumano, Nicolae Iorga:
"Hasta ahora, el único camino que encontraron los hombres hacia la verdad, fue el error."
Siempre cuando queremos saber la verdad, dentro de nosotros, hay una pequeña parte que no quiere…
Nos da miedo pensar en los cambios que esa verdad, nos va a provocar. Pero en esa busca de la verdad solo encontramos una pequeña parte de esa verdad, porque no creo, que este en nuestras manos encontrar la verdad absoluta. "Nunca se alcanza la verdad total, ni nunca se está totalmente alejado de ella"-Aristóteles.
Opino que la verdad tiene muchas caras, que solo podemos ver, a veces, una pequeña parte de la verdad total. Por ejemplo, cuando dos (o mas) personas opinan de forma distinta sobre la misma cosa, pero sus opiniones son conformes con la realidad, las dos (o mas) personas dicen la verdad, aunque no haya consenso. Esas opiniones diferentes pueden ser, solo "un modo" que cada persona tiene al relatar un mismo suceso real. Las cosas, siempre tienen, mas de una cara.
Parece ser que el camino hacia la verdad, a veces, es muy largo, curvado y con muchas ramificaciones; cuando más consideramos que nos acercamos a la verdad, más nos perdemos en el interior del labirinto. En un camino así, es muy fácil errar… es muy fácil, tomar algo falso por verdadero.
Espero pronto vuestras opiniones sobre el tema, opiniones que siempre serán bienvenidas.
Me despido en este momento, con otra frase del historiador rumano N. Iorga: "No digas nunca-no es posible-, empieza con-vamos a ver-."